¡Únete a mi newsletter!

Cómo elegir la mejor opción para comer sano fuera de casa de forma fácil.

Cómo elegir la mejor opción para comer sano fuera de casa de forma fácil

Cuando cuidas la alimentación es habitual que lo que más te cueste sea comer sano fuera de casa. 

Sobre todo los fines de semana porque quedas con gente, comes en algún bar o restaurante, cambias tu rutina… 

Y lo que ocurre es que se tiene asociado esta vida social con comer mal o tomar bebidas alcohólicas tipo cervezas, vinos o combinados.

Así que lo primero que quiero es que reflexiones sobre esto: 

¿Cuál es el objetivo de tomar algo o comer con algún amigo o familiar? 

Pasar un rato agradable, ¿verdad? 

Pues eso es lo realmente importante. Da igual que te bebas una cerveza o un vaso de agua con limón. O que te comas unas croquetas o una ensalada. 

Lo que cuenta es la compañía y el momento que estás viviendo. 

El problema es lo que te decía, que lo tenemos asociado y eso nos genera una dependencia. Y tenemos que aprender a ser libres, libres de elegir la opción más saludable, la que nos haga sentir bien. 

Soy consciente de que a veces es difícil, pero créeme cuando te digo que es posible.

Solo depende de ti escoger estas opciones. 

Por eso, en este post te voy a dar algunos trucos para que te sea más fácil comer saludable, rico y equilibrado también cuando estás fuera de casa. Ya sea en el trabajo, cuando sales a comer a un restaurante o si te vas unos días de viaje. 

Eso sí, sin dejar de disfrutar. 

Porque no comemos sano como un castigo, comemos sano porque queremos cuidarnos y sentirnos genial. 

Así que prepárate porque…¡comenzamos! 

Comer sano fuera de casa es posible

👉 Comer sano fuera de casa en un restaurante/bar también es posible. 

Aunque a simple vista no lo parezca, se puede comer sano en un restaurante o bar, solo hay que saber mirar bien la carta. 

Y sobre todo ir siempre con una sonrisa de oreja a oreja y con una actitud proactiva.

¿A qué me refiero con esto? 

Pues que probablemente tendrás que hacer algún cambio en los platos de la carta y para eso hay que tratar a los camareros con mucho cariño y darle soluciones para que te puedan preparar algo saludable. 

Vamos, facilitarle las cosas para conseguir esos cambios que tú necesitas. 

Por ejemplo, imagínate que un plato es pisto manchego con huevo frito y otro merluza al horno con patatas fritas. A ti te interesa el pisto y la merluza, pero no el huevo, ni las patatas fritas.  

La solución es tan sencilla como darle la opción al camarero de que combine estos dos platos. Cambiar una guarnición por la otra. 

No te sientas que molestas al hacer esto, al contrario, ellos quieren atenderte bien. Eres un cliente y si te vas satisfecho volverás. 

Pero como te decía antes, tienes que tratarlos muy bien y ponérselo todo superfácil (actitud proactiva). 

Así empezarás a priorizar tu salud y dejar a un lado ese sentimiento de que estás molestando. 

✅ ¿Qué bebida pedir? 

Bien, ahora que ya sabes cuál es la actitud con la que tienes que ir a comer fuera a un restaurante o bar, vamos a ver qué es lo que tienes que pedir, si quieres comer saludable. 

Y vamos empezar por donde empiezan todos los camareros: la bebida. 

La verdad es que casi nunca hay opciones saludables a excepción del agua (con gas o sin gas). 

Lo que yo suelo hacer es pedirla con una rodajita de limón, hielo y una hojita de menta, o con un limón exprimido. Así estará superrica y estarás dándole un toque diferente. 

Otra opción sería el té kombucha, que es una bebida natural, saludable, deliciosa y fresquita. Y que, además, nos da probióticos para nuestra microbiota. 

Sin embargo, no lo tienen en todos los sitios. 

Yo te recomiendo que lo pidas aunque sepas que no la van a tener. Esto es algo que yo siempre siempre hago, porque pienso que si hacemos presión y ven que los clientes la piden y van a consumirla, quizás empiecen a traerlo. 

También puedes pedir un té verde o alguna otra infusión. 

✅ No te olvides de la verdura. 

Para que un plato sea completo, saludable y equilibrado debe tener al menos un 50% de verdura. 

Así que no debes olvidarte de ella tampoco cuando comas fuera. 

Intenta buscar guarniciones que sean verdura o completar el plato con una ensalada. 

Y combínala con proteínas o hidratos de carbono, para asegurarte de que estás tomando los nutrientes que necesitas. 

✅ Cuanto más simple, mejor. 

Evita las salsas, las frituras y los rebozados. 

Porque no sabes cómo están hechos realmente. Por ejemplo, las salsas suelen llevar nata, mantequilla o algún espesante. Y los alimentos suelen estar fritos en aceites refinados. 

Así que es mejor que escojas alimentos a la plancha, al vapor o al horno, para asegurarte de que están cocinados de forma saludable. 

De todas formas, si tienes alguna duda de cómo está cocinado algún plato o qué lleva, pregunta sin miedo a molestar. Recuerda lo que te decía antes de la actitud proactiva. 

Y si ves que algún pescado o carne lleva salsa, puedes intentar que te lo hagan a la plancha o al horno. 

✅ Escoge fruta como postre. 

Como los desayunos, esto es lo más difícil. 

Porque normalmente no suelen tener postres saludables, a no ser que vayas a un sitio de comida sana. 

Pero en los bares y restaurantes más típicos, lo mejor es que si te quedas con hambre pidas una fruta de postre. 

Y si estás comiendo de menú y la incluye, pero no te apetece en ese momento, puedes pedirla para llevar y comerla a media tarde como merienda. 

frutas varias como postre o desayuno

👉 5 consejos para comer sano fuera de casa cuando tienes que llevar tupper.

Otra situación completamente diferente es cuando vas a comer fuera de casa pero puedes llevar tu propia comida en un tupper. 

Aquí lo tienes mucho más fácil, porque tú decides qué llevarte y puedes prepararte un plato supercompleto y saludable. 

Si no sabes lo que debe incluir un plato para que sea equilibrado y te aporte todos los nutrientes que necesitas, puedes pasarte por este artículo: Menú semanal equilibrado: organiza y planifica las comidas de la semana para comer más sano, en el que te lo explico en detalle. 

Así que teniendo en cuenta esto y los 5 consejos que te voy a dar a continuación, podrás comer saludable en cualquier parte. 

¡Toma nota! 

  1. Lo mejor es que escojas un plato único, que incluya varios grupos de alimentos (verduras, proteínas, granos integrales…). Así será mucho más cómodo de llevar, ya que solo tendrás que preparar un solo tupper y no más de uno. 
  2. ¡Cuidado con las cantidades! En un tupper cabe más cantidad de comida que un plato. 
  3. Los guisos son siempre una buena opción para llevar, porque aunque se vuelvan a calentar no pierden su sabor. 
  4. Si vas a optar por llevarte carnes y pescados, mejor con salsas que a la plancha, porque estos últimos se resecan con facilidad al recalentarse. 
  5. Y si el plato lleva algún tipo de aliño, por ejemplo, una ensalada, es mejor que lo lleves en un bote aparte y que lo añadas en el momento en el que vayas a comer, porque así no perderán la textura el resto de ingredientes. 

👉 ¿Y si me voy de viaje qué? 

Cuando viajas, ya sea por vacaciones o por cualquier otro motivo,  también tienes la posibilidad de continuar con tus hábitos saludables. 

Lo que yo te recomiendo en este caso es preparar un poco tu viaje de la siguiente forma: 

  • Infórmate acerca de la comida local del lugar de destino, porque así te harás una idea de qué es lo que te vas a encontrar. Esto es superútil sobre todo si viajas a otro país. 

Yo por ejemplo, ahora que estoy pasando un mes en Costa Rica, antes de venir busqué qué es lo que se suele comer aquí y vi que sobre todo era arroz y frijoles, que me viene superbien porque no llevan gluten, y también mucha fruta y verdura. 

Así que ya sabía que iba a tener opciones saludables para comer. 

  • Por otro lado, yo te recomiendo que escojas un apartamento en lugar de un hotel u hostal, porque tendrás la opción de hacer uso de la cocina y no tendrás que comer en bares y restaurantes todo el tiempo. Así te aseguras que al menos dos de las tres comidas del día las vas a hacer igual de sanas que siempre. 

Esto me parece muy importante si te vas para mucho tiempo, porque al final, aunque intentes comer saludable en restaurantes, no vas a comer igual que si te lo preparas tú mismo en casa. 

En el caso de Costa Rica (que es donde estoy ahora) la verdad es que en los bares no hay mucha verdura, porque sobre todo puedes pedir el Gallo Pinto o el Casado, que son dos de los platos más típicos de allí.  En el caso del primero, no lleva nada de verdura y el segundo lo ponen con un poco de ensalada (ahora te dejo por aquí unas fotos), pero lo que más llevan son arroz y frijoles.

Pero no pasa nada, porque luego lo compenso con los platos que yo preparo en el apartamento, en los que pongo mucha cantidad de verdura.

Además, lo que sí que también encuentras aquí es muchísima fruta.

Gallo pinto comida típica Costa Rica
Gallo pinto, plato típico de Costa Rica. 
Casado, comida típica de Costa Rica
Casado, plato típico de Costa Rica.

Y si viajas con bebés es más fundamental aún tener un sitio para poder cocinar, porque es todavía más difícil adaptar su comida, por ejemplo en el caso de la sal que no pueden tomarla y en los restaurantes suelen tener las cosas preparadas. 

  • Haz también una búsqueda de los restaurantes del lugar al que vayas, para encontrar los que más se adapten a tus necesidades y los más saludables. Y también de supermercados y tiendas ecológicas donde encontrar frutas y verduras, carne y pescado de calidad… para cuando vayas a comer en el apartamento. 
  • Si viajas a un lugar de tu propio país y no vas a pasar mucho tiempo allí,  puedes adelantarte a la jugada y llevar contigo las cosas más básicas que sabes que vas a usar (chía, frutos secos y semillas, leche vegetal, fruta y verdura ecológica…) para así no tener que comprarlas cuando llegues. 

Como ves, después de leer todo el artículo habrás comprobado que es posible comer sano fuera de casa, ya sea en un restaurante, de viaje o si te llevas un tupper. 

Lo importante es saber escoger la opción más saludable. 

Eso sí, recuerda no obsesionarte y tomártelo como un castigo o algo que tienes que cumplir sí o sí. 

Si estás de vacaciones o sales a comer fuera puedes hacer alguna excepción, lo importante es que continúes comiendo saludable después. 

No te agobies y disfruta de cada momento. 

Espero que te haya servido mucho el artículo y que pongas en práctica todos estos consejos. 

Y si tienes alguno más, compártelo en los comentarios 😄.

24 comentarios en “Cómo elegir la mejor opción para comer sano fuera de casa de forma fácil

  1. Me ancanta esta sugerencia tuya :»Yo te recomiendo que lo pidas aunque sepas que no la van a tener. Esto es algo que yo siempre siempre hago, porque pienso que si hacemos presión y ven que los clientes la piden y van a consumirla, quizás empiecen a traerlo.» Pues no hay ninguna bebida que no sea agua que me guste realmente beber fuera (salvo una cerveza sin tostada, pero no siempre me apetece) y siempre pienso que estaría genial que empezaran a meter kombuchas en la carta de los restaurantes de a pie. Seguiré tu propuesta porque me parece una buena forma de intentarlo!

    Un abrazo,
    Ana

  2. Gracias Lucía, me parece muy interesante el artículo;. la actitud proactiva y la imaginación /creatividad te pueden solventar la mayor parte de las comidas en paises extranjeros.
    Recuerdo que estuve en china en el año 1986 haciendo un cursio de acupuntura y la sorpresa fué mayúscula al ver que lo que aquí creíamos que era comida «china», allí en Pekín, ni existía !!!, pero descubrimos el mercado de abastos y allí comprábamos la fruta , verdura y frutos secos que completaban la dieta tan salada y llena de aceite refinado, que nos servían en el hotel… sin embargo, en el hospital daban una dieta bastante simple y completa que nos ayudó a sobrevivir el mes que duró nuestra estancia,

    1. Tienes toda la razón. La verdad es que la actitud proactiva me parece que es fundamental para poder adaptarte a situaciones como la que cuentas 😉

  3. Gracias por tus recomendaciones. En general es muy difícil que en ciertos sitios se salgan de su norma y te sirvan algo saludable. Lo máximo a lo que puedes aspirar es que te traigan un plato de ensalada sin ninguna gracia y poco más. Hace poco estuvimos en el Pirineo y al escuchar las recomendaciones de la camarera le dije que no comía carne y me respondió que entonces podían ofrecerme pato. Vi que tenían alubias y mi gozo en un pozo cuando me anunció que las servían con tocino y butifarra (y no se podía quitar, por supuesto). Al final, la ensalada sosa y unas patatas al horno.

    1. Yo en esos casos te recomienda que siempre intentes darle tú la solución al camarero/a. Sugiérele cambiar una guarnición por otra o cosas así, o en el caso de las alubias, si te las pueden servir sin carne.
      Créeme que con una actitud proactiva se consiguen más cosas de las que esperas 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comienza hoy a cocinar tu propio cambio junto con más de 100.000 familias

Detestamos el spam igual que tú. Cocinando el cambio S.L tratará tu datos con infusionsoft para enviarte información y publicidad de este sitio web durante el tiempo que permanezcas en la newsletter.

Posts relaccionados