Shakshuka de garbanzos y espinacas muy FÁCIL y rápido de preparar

Aprende a hacer esta versión deliciosa del shakshuka tradicional magrebí.

El shakshuka es uno de mis platos favoritos. 

Cuando lo veo en la carta de un restaurante en cualquier lugar del mundo lo tengo que pedir. Me parece ideal. 

Si no sabes lo que es, es un plato tradicional de la cocina magrebí y aunque te asuste la palabra, la receta original no es otra cosa que un pisto de verduras con diferentes especias y huevos. 

Así que te animo a que la prepares y que no le tengas miedo a probar cosas nuevas. Porque muchas veces, aunque por el nombre algo te parezca que va a ser muy elaborado, difícil de preparar o que no te va a gustar, te puede sorprender. 

A mí me parece fundamental cuando se cambia la alimentación probar recetas nuevas y nuevos sabores, para no aburrirte de comer siempre lo mismo. Hay que disfrutar de cada bocado y amar lo que comemos, y para eso hay que probar y abrir la mente. 

Ya verás que la receta de hoy a pesar de tener un nombre “raro” te va a encantar y lo mejor de todo es que se prepara en un momento. 

Es plato lleno de sabor, saludable y muy versátil, puedes hacer mil versiones. 

De hecho, la receta que yo te voy a enseñar es una versión que me parece que está superrica y que a mis alumnas y alumnos de Método S.A.N.O. les encanta, pero no es el shakshuka original. 

Dicho esto, vamos a ver un poco más sobre este plato, que cosas debes tener en cuenta y después te dejo con la receta para que tomes nota, ¿vale? 

Shakshuka de garbanzos
Foto de @hevatarjetadembarque.

¿Cuál es el origen del shakshuka y por qué es tan versátil? 

Como te decía, el shakshuka es un receta tradicional de la cocina magrebí, 

Y la palabra “shakshuka” significa algo así como “todo mezclado”. 

El plato original suele llevar de base tomate triturado, pimientos, cebolla, ajo y diferentes especias. Y luego se le ponen huevos. 

De hecho, las especias que lleva es lo marca la diferencia de que no sea simplemente un pisto y que tenga mucho sabor. Si no lo especias, sigue siendo un pisto.

A mí me gusta mucho ponerle zaatar que es una mezcla de sésamo, orégano, semillas de zumaque, mejorana, tomillo y sal.

Se puede encontrar en tiendas de especias o hacer el combo tú misma. Le da un toque superespecial.

Hay veces que si no tengo zaatar le pongo sésamo y comino. 

Una cosa muy buena que también tiene el shakshuka es que puedes hacerlo a tu gusto y aprovechar las verduras que tienes por casa (calabacín, berenjenas, puerro…) siguiendo el mismo procedimiento y “mezclándolo todo”, como su propio nombre indica. 

Yo te voy a enseñar a hacer una versión totalmente diferente, porque en lugar de tomate le vamos a poner leche de coco de lata, como especias vamos a usar curry en polvo y le vamos a añadir garbanzos y espinacas. 

Ya verás que es una receta que vas a querer repetir siempre después de probarla.

Suscríbete a la newsletter

Comienza hoy mismo

Únete a nuestra comunidad junto con más de 100.000 familias y recibe recetas, artículos, trucos, consejos… que te van a ayudar a convertir la comida sana en un hábito.

Cosas a tener en cuenta: con qué acompañar el shakshuka.

Este plato es supercompleto y lo puedes tomar tanto para cenar como para almorzar. De hecho, el original también se come para desayunar. 

A mí me gusta mucho ponerle yogur vegetal de coco por encima cuando lo voy a servir, porque le da un toque delicioso.

También le puedes poner tu yogur favorito, siempre que sea de calidad (tanto si tomas lácteos, como si no). 

Y normalmente se acompaña con una rebanada de pan, que al igual que con el yogur, tanto si tomas gluten como si no lo tomas, que sea un pan de calidad hecho con harinas 100% integrales y a poder ser de masa madre. 

También puedes preparar un delicioso pan naan que combina superbien. Haz clic aquí para ver la receta. 

Bien, esto en cuanto a acompañamiento. 

Por otro lado, una cosa fundamental es que compres los garbanzos ya cocidos pero ecológicos.

Si quieres puedes hacerlos tú, pero te va a llevar mucho más tiempo y ya sabes que hay que ser prácticas. 

Yo te recomiendo que los compres de bote, pero siempre siempre ecológicos, porque los que además de que son más saludables, los que no lo son tienen un sabor que a mí personalmente no me gusta nada y que se notaría en la receta. 

Dicho esto, ahora sí que sí, vamos con la receta.

Shakshuka versión
Foto de @hevatarjetadembarque.

Ingredientes para dos personas:

  • 220 gramos de garbanzos cocidos ecológicos.
  • 300 gramos de espinacas.
  • 1 cebolla. 
  • 2 chorritos de leche de coco de lata (no de brick). 
  • 125 gramos de yogur vegetal de coco.
  • 4 huevos ecológicos.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 cucharadita de curry en polvo. 
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • Sal al gusto.

*NOTA:

Si no comes huevos, puedes sustituirlos por 80 gramos de tofu y seguir el mismo procedimiento.

PROCEDIMIENTO:

PASO 1:


Lo primero que tienes que hacer es picar los dientes de ajo. Después, pela y corta en trocitos pequeños la cebolla.

PASO 2:

Pon a calentar una sartén a fuego medio-alto con el aceite de oliva virgen extra. Cuando esté caliente, baja un poco el fuego y sofríe el ajo y la cebolla durante unos 10 minutos o hasta que veas que la cebolla está blandita.

PASO 3:

Una vez hecho esto, incorpora el curry y remueve bien para que no se queme. Luego vierte la leche de coco de lata y remueve durante un par de minutos más para que se integren bien todos los ingredientes.

PASO 4:

Corta las espinacas en trozos y escurre bien los garbanzos cocidos. Cuando lo tengas listo, añádelos junto con las espinacas a la sartén y saltéalo todo junto unos 5 minutos más.

PASO 5:

Cuando tengas hecho el sofrito, añade los huevos y tapa la sartén durante más o menos 2 minutos hasta que se cocine la clara y cuaje.

PASO 6:

Para servir, decora con el yogur vegetal de coco (o tu yogur favorito). Si quieres puedes acompañarlo de una rebanadita de pan (con o sin gluten) de calidad o con pan naan. 

Suscríbete a la newsletter

Comienza hoy mismo

Únete a nuestra comunidad junto con más de 100.000 familias y recibe recetas, artículos, trucos, consejos… que te van a ayudar a convertir la comida sana en un hábito.

¿Lista para sorprenderte con nuevos sabores y probar este delicioso shakshuka? 

Estoy deseando que disfrutes de este plato porque seguro que te vas a enamorar de él tanto como. 

Me parece una receta ideal porque a partir de ella puedes sacar mil versiones y así no quedarte nunca sin ideas. Es una de esas recetas salvavidas que se quedan en tu cocina para siempre. 

Lo tiene todo. 

Un sabor delicioso, se cocina en un pim, pam, pum, y es superversátil. 

26 Comentarios en “Shakshuka de garbanzos y espinacas muy FÁCIL y rápido de preparar

  1. Justo!!! Hoy tengo espinacas lavaditas en la heladera y anoche cocine unos garbanzos, así q lo voy a intentar!!ajo, cebolla, curry, huevos. Tengo todo!! Hoy lo pruebo!

  2. Muchas gracias no tardaré en probarlo.
    Lucia también me gustaría que pusieras la receta original con la especia zaatar .Un saludo y gracias

  3. ¡INCREÍBLE receta, Lucía y equipo!

    Sólo modificaría una cosa: ¡doblaría la cantidad porque con lo rico que está este plato, sí o sí, quieres más! 🙂

  4. Hola, Lucía. Me ha surgido una duda. En la lista de ingredientes vienen 2 chorritos de leche de coco (poca cantidad) y 125 gramos de yogur (bastante cantidad). Sin embargo, en la receta en el paso 3 se hace la salsa con la leche de coco (poca cantidad) y en el paso 6 se decora con el yogur (bastante cantidad). ¿Es correcto? La lógica me dice que la mayor cantidad debería ir para la salsa y los chorritos para decorar. ¿Me confirmas, por favor? Gracias! 🙂

Publicar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *